CICLO DE CONFERENCIAS “DE OBJETO A SUJETO”. 11.04.2018

Actividad: Conferencia El binomio maniqueo. De la integrada domesticidad religiosa a la mujer fatal 

Fecha: Miércoles 11 DE ABRIL de 2018 a las 19:00h. Entrada libre, limitada al aforo del local.

Conferenciante: Teresa Llácer Viel. Universidad Jaime I

Organiza: Género y Cultura Visual

Colabora: Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana

Lugar: MUBAG, Planta Baja.

Durante el siglo XIX, España formó parte de las vertiginosas transformaciones, fruto de la revolución industrial que, además de agitar los cimientos de la producción, contribuyó a reforzar el compartimento de espacios en la patriarcal jerarquía social burguesa. Esta férrea estructura concedió el espacio de la esfera pública, la racionalidad política, al varón, y relegó lo femenino a la esfera privada, al ámbito estrictamente emocional. La imagen de la mujer permaneció articulada a partir de una potente mirada misógina patriarcal que crearía el ideal del ángel del hogar sobre las directrices de conducta burguesas. De este modo, la sociedad, condicionada por el discurso de los moralistas que asignaban el intelecto al colectivo masculino y la moralidad a la comunidad femenina, articuló su discurso de moralidad alrededor de la mujer, esposa y madre como garantía de la integridad familiar. Esto supuso una inmediata identificación de la mujer con una supuesta debilidad física y emocional relegada al ámbito doméstico.

Sin embargo, otro modelo, totalmente antagónico al del ángel del hogar, se abría paso al margen del esquema de la moralidad burguesa: la prostituta. Denostadas por la comunidad y marginadas de la estructura social, las mujeres públicas eran vistas como el desestabilizador del régimen familiar, piedra angular de la pirámide comunitaria. No obstante, la doble moralidad burguesa mantuvo activa la prostitución pues, la demanda de servicios por parte del varón, no menguó, llegando incluso a excusar estas solicitudes como desahogo de la naturaleza de su sexualidad. Es así como floreció el modelo de la seductora, la mujer fatal y tentadora que permanecía en la sombra y fuera del discurrir de la vida cotidiana y familiar, a la espera de seducir a sus víctimas.

El Museo de Bellas Artes Gravina contiene piezas que, respondiendo a las corrientes de pensamiento y cánones sociales del contexto en que fueron creadas, resultan un interesante objeto de estudio para poner en valor los planteamientos acerca de la imagen de la mujer como ángel del hogar así como su antagonista, la potente seductora relegada al margen de la moralidad social del momento.

HOMENAJE JERÓNIMO JACINTO DE ESPINOSA

ESPACIO EXPOSITIVO

Fechas: Del 10 de mayo de 2017 al 14 de enero de 2018. Prorrogado hasta el 24 de junio de 2018.

Lugar: MUBAG, Planta Baja

Organiza: MUBAG

Procedencia de las obras: Colección Artística Diputación de Alicante y Depósito Fundación Elisa Tomás Yusti.

ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS

Conferencia El arte en Alicante en tiempos de Espinosa. Los templos y su dotación mobiliar, a cargo de Alejandro Cañestro Donoso, Doctor en Historia del Arte y profesor de la Universidad de Alicante. Fecha: 26 octubre 2017. Hora: 20:00h.

Concierto Homenaje a Jerónimo Jacinto de Espinosa, interpretado por el cuarteto “The Entertainers Teachers”. Fecha: 21 septiembre 2017. Hora: 19h.

Conferencia Vida y obra del pintor Jerónimo Jacinto de Espinosa (1600-1667), a cargo de Lorenzo Hernández Guardiola, Doctor en Historia del Arte y Académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia. Fecha: 1 junio 2017. Hora: 20:00h.

Al cumplirse el 350 aniversario del fallecimiento de Jerónimo Jacinto de Espinosa, pintor natural de Cocentaina y excelente representante del arte valenciano del siglo XVII, la Diputación de Alicante ha considerado rendirle un homenaje, exponiendo en el MUBAG, las dos únicas obras que atesora en su Colección: San Pedro Mártir y la atribuida Dormición de la Virgen, depósito de la Fundación Elisa Tomás Yusti.

Su carrera pictórica, desarrollada enteramente en Valencia, estuvo marcada por los numerosos encargos solicitados por una clientela devota y piadosa perteneciente a órdenes religiosas, al alto clero y a la nobleza. Encargos que no le permitieron una gran experimentación, pero sí la creación de un estilo uniforme y muy personal con rasgos inconfundibles, que le convirtieron en el único protagonista de la escena artística valenciana tras la muerte de los Ribalta.

Su extensa producción artística, centrada en la representación de asuntos religiosos y en el cultivo del retrato, se enmarca dentro del naturalismo tenebrista. La monumentalidad en las composiciones, el intenso tratamiento lumínico basado en el claroscuro, y la gama de tonalidades utilizadas entre las que destacan los tonos terrosos, dotaron a su obra de una gran viveza y expresividad.

Con este homenaje brindamos una nueva oportunidad de conocer a esta figura que consagró por entero su vida al arte y a la que hace dieciséis años dedicamos una completa exposición en este mismo museo.

AGRASOT Y JUAN, JOAQUÍN

Manola, Joaquín Agrasot y Juan

AGRASOT Y JUAN, JOAQUÍN (Orihuela, 1836 – Valencia, 1919)

Se le considera uno de los más entusiastas representantes del realismo estético de Fortuny y uno de los artistas de mayor calidad de Alicante. Aunque parece que en Orihuela ya se inició en la pintura, pronto se traslada a Valencia, donde estudia en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Carlos. En 1860 fue premiado con la medalla de oro en la exposición celebrada en Alicante. En 1863 viaja a Roma, más tarde en 1868 la Diputación de Alicante le concede una beca de estudios en esa ciudad. En Roma coincide con Fortuny, que también estaba becado por su Diputación, surge entre ellos una gran amistad que se mantiene a lo largo de los años, incluso veraneando juntos en compañía de sus esposas.

La influencia de Fortuny se dejará notar en Agrasot, y es este quien le introduce en el gusto por los temas orientales y exóticos. Desde Roma, Agrasot envía en 1864, un cuadro de temática novedosa “La lavandera de la Scarpa” que le vale una medalla de tercera clase en la Exposición nacional. También en Barcelona en 1866, obtuvo un enorme éxito que revalorizó la pintura valenciana. En 1867, en la Exposición celebrada en Madrid obtuvo una medalla de plata por su obra “Dos amigas”, hoy en el Museo del Prado, también fue condecorado en las Exposiciones Internacionales de Filadelfia y París. Agrasot fue miembro de la Real Academia de San Carlos de Valencia, y correspondiente de la de San Fernando en Madrid, entre otros cargos.

Otras obras de interés:

Pin It on Pinterest