Histórico Exposiciones

Lugar:  MUBAG, 2ª PLANTA

Fechas de celebración: Del 28 de julio al 15 de octubre

Comisarios: Montserrat Martí Ayxela y Carlos González López

Procedencia de las obras: Colección Comunidad de Madrid.

Organizadores: Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana y Diputación de Alicante.

Visitas guiadas gratuitas los sábados: Agosto 19:30h y Septiembre-Octubre 18:30h (Inscripción previa 96 514 67 80).

El Mundo de los Madrazo. Colección de la Comunidad de Madrid

Esta sugestiva exposición presenta a cinco pintores de la saga mas célebre e influyente del ámbito artístico decimonónico español. La colección pertenece a la Comunidad de Madrid desde 2006, gracias a una dación por pago de impuestos por parte de los descendientes directos de los pintores: María Teresa de Madrazo y Madrazo (hija única del pintor Luis de Madrazo Kuntz) y su esposo, Mario de Daza y Campos, que conservaban en su domicilio de Madrid un patrimonio extraordinario con obras de estos pintores.

La colección formaba un conjunto homogéneo, y a la vez cerrado, que había estado conservado en la esfera de la intimidad de la familia Madrazo, rasgo que la convierte en un legado excepcional. Existe un valioso testimonio que nos muestra cómo se hallaban las obras tras el desmantelamiento de la casa. Juan José Daza, heredero final de este patrimonio, abrió las puertas de su casa al fotógrafo Juan Manuel Castro Prieto, Premio Nacional de Fotografía, quien realizó una serie denominada con el sugerente nombre de “La seda rota”, en la que se puede ver el ambiente y el contexto en el que se encontraban estas obras.

A través de sus obras recorremos diferentes corrientes artísticas del siglo XIX. Tres generaciones de pintores nos transmiten el pulso de su tiempo: José de Madrazo Agudo, sus hijos Luis y Federico de Madrazo Kuntz, y los hijos de Federico, Raimundo y Ricardo de Madrazo Garreta. La exposición permite un conocimiento de las biografías de los pintores y de los representados y al mismo tiempo una lección sobre el arte del siglo XIX español. José nació en 1781 y Raimundo falleció en 1920, así el camino cronológico de la muestra abarca un siglo de nuestra historia y los cuadros nos revelan los estilos pictóricos de entonces: neoclasicismo, romanticismo, realismo o iluminismo.

Los Madrazo fueron pintores de éxito reconocidos y admirados internacionalmente. Artistas cosmopolitas e infatigables viajeros, completaron su formación en París y Roma ciudades en las que se relacionaron con las Instituciones y los artistas mas influyentes de la época. Desde sus importantes cargos oficiales en el Museo del Prado, la Academia y la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, José y Federico, pintores de Cámara, ejercieron de árbitros del arte español decimonónico. Los Madrazo triunfaron como retratistas y posaron para ellos prestigiosos políticos, literatos y artistas de su tiempo, además de la aristocracia y la burguesía. Se transmitieron generacionalmente la habilidad en la captación del carácter de los representados que pintaron con depurada maestría. La muestra reúne “los tesoros” de temática costumbrista, religiosa y retratos recopilados y guardados por Mª Teresa de Madrazo y Madrazo. Obras que permiten al espectador un conocimiento de los hábitos y modas decimonónicas y dan rostro a una extensa familia que también destacó en el ámbito de la literatura, la arquitectura y la música.

Exposición: Reconocimiento Internacional. “La renovación del paisaje en Muñoz Degrain”

Organiza: MUBAG, Museo de Bellas Artes Gravina

Lugar: MUBAG, 1ª PLANTA, dentro de la exposición permanente EL SIGLO XIX EN EL MUBAG. De la formación a la plenitud de un artista

Fechas: Del 20 de julio de 2017 al 24 de junio de 2018

Procedencia de las piezas: Museo de Bellas Artes de València

Considerado como uno de los más originales renovadores de la tradición del paisaje español, Antonio Muñoz Degrain, pintor único y revolucionario, consiguió gracias a su libertad artística fama y prestigio internacional. Admirables reconocimientos que nos llevan a dedicar a este artista valenciano un espacio en el MUBAG dentro de la espléndida exposición EL SIGLO XIX EN EL MUBAG. De la formación a la plenitud de un artista.

Este maestro indiscutible del paisaje asombró desde su juventud con una extraordinaria modernidad frente al academicismo clasicista de sus contemporáneos. Con su imaginación desbordada, desarrollada en sus múltiples viajes, y con su atrevida paleta de colores, definida como una auténtica fantasía cromática, convirtió simples parajes en imponentes escenarios naturales.

En la variada selección de paisajes, escogidos para nuestra muestra, procedentes de la colección que atesora el Museo de Bellas Artes de València, os invitamos a descubrir su impronta romántica, su fascinación por el exotismo y su personalísima interpretación de la naturaleza.

REAPERTURA DEL ESPACIO CON NUEVO HORARIO

Desde el 6 de junio de 2017. Segunda planta.

HORARIO: De martes a sábados de 10:00 a 20:00h. Domingos de 10:00 a 14:00h. Lunes cerrado. Preferencia niños/as de 0 a 3 años, acompañados por adultos.

Este espacio es el primer espacio dedicado a la primera infancia en un museo español. La iniciativa surge del Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana que ha vuelto a contar con Arquilecturas para el desarrollo de este proyecto.

El espai de telles del MUBAG se organiza a partir de cuatro mesas de luz recuperadas de los fondos del CMCV y a su alrededor se crea una volumetría que posibilita una mayor superficie de exploración y que busca su inspiración en la técnica del origami. El suelo se repliega para que la actividad se despliegue, a partir de la repetición de figuras poliédricas que invitan a recorrer y habitar el espacio.

En de telles no hay instrucciones, no las busque, no las imponga; los niños y niñas con su curiosidad innata sabrán hacer, construir, observar, gatear, tocar, oler, componer y descomponer, encontrar un reflejo por abajo, por arriba, por un lado o por el otro, de forma individual o colectiva.

SUELO DE LUZ. Espacio de experimentación, investigación, e inmersión, en el que la luz y sus diversas formas son abordadas a través de la exploración.

ESPEJO. Se trata de uno de los elementos más importantes en el desarrollo de los niños durante los primeros años de edad y ayuda al desarrollo de tres áreas fundamentales: conocimiento de uno mismo, conocimiento del entorno y el lenguaje.

COLOR Y FORMA. El espacio se pliega en triángulos donde el color y la forma no están disociados. El empleo del color en la sala está unido a la forma de los materiales, con los que imaginar y crear.

 

INCORPORACIÓN DE LA OBRA ¡Y el mar siempre azul! DE ANTONIO FILLOL EN LA EXPOSICIÓN EL SIGLO XIX EN EL MUBAG. De la formación a la plenitud de un artista

Primera Planta.

Del 18 de mayo de 2017 al 18 de mayo de 2019.

Depósito de dos años del Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana, que se presentó al público el 18 de mayo de 2017, coincidiendo con la celebración del Día Internacional del Museo.

Por la relevancia del artista Antonio Fillol del que se realizó una exposición titulada “Antonio Fillol Granell (1870-1930). Naturalismo radical y modernismo”, organizada por el Consorcio de Museos de la Comunidad Valenciana, el año pasado en el Museo de Bellas Artes, Gravina, MUBAG, se ha aceptado por la Diputación de Alicante el depósito que ofertó el mencionado consorcio, a título gratuito, por un periodo de dos años de una de las obras que formó parte de la exposición: ¡Y el mar siempre azul!

Aunque Fillol cultivó con brillantez diferentes temas, fueron la pintura social y la de género las que mayores reconocimientos le proporcionaron y en las que más empeño puso, aunque fue también un agudo y profundo retratista así como un afinado paisajista.

La casi totalidad de su obra se encuadrada de manera decidida en la cultura del naturalismo del Fin de Siglo. Fillol indaga en factores sociológicos y psíquicos con el propósito de hacer de la pintura un documento verídico y de análisis de las pasiones humanas. La crudeza y radicalidad de algunos de sus temas establecen un vivo contraste con el naturalismo edulcorado y sentimental que prácticamente desarrollaron la mayoría de artistas de su tiempo.

Para él la pintura debía ser algo más que una tela bien pintada, el alma de la obra tenía que imponerse al brochazo artificioso y deslumbrador. La sinceridad de su trabajo, no sólo se evidencia en los cuadros de marcado carácter social, algunos de ellos verdaderos documentos periodísticos de conflictos acontecidos en Valencia y vividos por el propio artista, sino también en su serie de personajes arquetipos y en los retratos, a los que infundió una gran carga psicológica, en los paisajes de la montaña o de la Albufera, que descubrió para la pintura y en las escenas de tradiciones y costumbres valencianas.

Fillol fue a la Exposición Nacional de 1912 con dos obras muy elaboradas, que representan perfectamente el cambio que se está produciendo y la diversidad de sus registros. Uno era una pintura de temática social y el otro un retrato de un tipo popular urbano: Mister May y ¡Y el mar siempre azul! depositada por el Consorcio y que encaja a la perfección con sus compañeras de este bloque de “Exposiciones y Premios”, en las que la temática social y de tragedia son las protagonistas. Sobre todo con La última borrasca de Heliodoro Guillén,  en el que se narra otro acontecimiento fatídico tras un temporal en la mar.

Os animamos a contemplar de cerca esta espectacular obra.

 

 

Fechas: Del 23 de marzo al 11 de junio de 2017

Lugar: MUBAG, 2ª PLANTA

Organiza: Consorcio de Museos de la Comunidad Valenciana

Colabora: MUBAG, Museo de Bellas Artes de Alicante

Comisaria: Maria Toral

Procedencia de las obras: Colección particular

PASES GUIADOS SÁBADOS 18:30h Y DOMINGOS 12:00h. Actividad gratuita. Plazas limitadas. Inscripción previa llamando al 965 146 780.

Ilusionado en que la estampa, recurso empleado por la Ilustración, difundiera e informara de las barbaries de una España empañada por el régimen absolutista y despertara el deseo en el pueblo de abrazar la libertad, Francisco de Goya realiza de manera ingente dibujos que luego pasa a la plancha en cuatro series: Los Caprichos, Los Desastres de la Guerra, La Tauromaquia y Los Disparates.

La exposición recoge los tres últimos álbumes. Goya los graba como vía de escape a sus sentimientos y concibe estos nuevos temas con tal modernidad que los convierte en atemporales y en predecesores de las imágenes que nos conmueven a diario en los medios sobre nuestro mundo contemporáneo e irracional.

Los Desastres de la guerra (1810-1820)

Goya fue testigo de excepción de la guerra de la Independencia. Con dolido anotar toma imágenes del conflicto, pero no las copia, es la visión independiente y moderna de un artista ante la guerra en la que la muerte siempre está omnipresente y los protagonistas son las víctimas de ambos bandos. El valor de la serie está en la brutalidad conceptual, es una crítica a las consecuencias de las guerras, a la violencia, al sufrimiento, a la insolidaridad del hombre, un argumento que sigue de plena actualidad.

La Tauromaquia (1814-1816)

Por necesidad o por censura, Goya cambia de tema en esta serie y representa el espectáculo del toreo. Sus estampas nada tienen que ver con otras de la época sobre el mismo asunto. Amante de la lidia, el artista se centra  en la representación dramática de sucesos reales en torno al toro. Un tema controvertido en su época, al igual que en la sociedad actual, en la que algunos sectores se cuestionan sobre lo que ocurre en los ruedos y en otras fiestas alrededor de este animal.

Los disparates (1815-1824)

Es el álbum más enigmático de Goya, compuesto por grabados que alcanzan la perfección técnica. En ellos conjuga la representación de la realidad y de su mundo interior, onírico y fantástico para  denunciar los vicios, debilidades y perjuicios del hombre. Dieciocho estampas cargadas de subjetivismo y surrealismo que cuestionan el irracional comportamiento humano, el mismo que dos siglos después se mantiene latente en nuestra sociedad.

Exposición temporal: Senderos a la modernidad. Pintura española de los siglos XIX y XX en la Colección Gerstenmaier

Lugar:  MUBAG, 2ª PLANTA

Fechas: del 27 de octubre de 2016 al 15 de enero de 2017

Comisaria: Marisa Oropesa

Procedencia de las obras: Colección particular Hans Rudolf Gerstenmaier

¡Visitas guiadas los sábado a les 18:30h! Los sábados, 24 de diciembre y 31 de diciembre no se realizarán, el museo está cerrado.

Desde el 29 de octubre hasta el 14 de enero se realizaran los sábados pases guiados a la exposición. Imprescindible inscripción previa en el teléfono del museo  965 14 67 80. Plazas limitadas. Actividad gratuita.

La exposición titulada Senderos a la modernidad. Pintura española de los siglos XIX y XX en la colección Gerstenmaier,  muestra una selección de setenta y siete obras, entre pinturas y dibujos, pertenecientes a la colección de Hans Rudolf Gerstenmaier, que nos permitirán adentrarnos en la pintura española de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, a través de los artistas más importantes de aquellas décadas.

La muestra llega al MUBAG, por medio del Consorcio de Museos de la Comunidad Valenciana, después de exponerse recientemente en el Museo de Bellas Artes de Badajoz, y en el Museo de la Pasión de Valladolid.

La pintura española del siglo XIX está dominada por la sombra de la maestría de Francisco de Goya, a pesar de ello los artistas son capaces de iniciar un género de paisaje que sustituye la atmósfera irreal y pintoresca  del paisajismo romántico por la observación del natural.

La colección Gerstenmaier recoge ese panorama variado de estilos con predominio del paisaje. Figuras del fin del siglo como Agustín Riancho o Aureliano de Beruete, se entrelazan con otros artistas que fueron renovadores del paisajismo español cercanos al impresionismo e iniciadores de una concepción personal del paisaje fueron  Darío de Regoyos o Martín Rico y a ellos se une la escuela paisajista mediterránea que se desarrolla en Valencia con pintores como Joaquín Sorolla, José Garnelo y Alda o José Navarro Llorens.

 

 

Sin olvidarnos de la importante escuela paisajista catalana de finales de siglo en la que sobresalen figuras como Joaquín Mir o Eliseo Meifrén. Destacan además otros representantes del modernismo catalán como Isidro Nonell, con sus expresionistas cuadros de gitanas, o Hermen Anglada Camarasa.

La exposición abarca otros géneros artísticos muy presentes en el panorama de finales del siglo XIX  y comienzos del siglo pasado como fue el del retrato con obras de Ignacio Zuloaga y Ricardo Canals.

Todos estos artistas y muchos más, un total de treinta, como Francisco Domingo y Marqués, Fernando Alvarez de Sotomayor, el zaragozano Francisco Pradilla Ortiz o el gran maestro Carlos de Haes están presentes en esta exposición.

Espacio dentro de la muestra permanente EL SIGLO XIX EN EL MUBAG. De la formación a la plenitud de un artista.

Desde el 21 de julio de 2016 hasta el 21 de julio de 2017. PRORROGADA HASTA EL 14 DE ENERO DE 2018.

Primera Planta

Organiza: Área  de Cultura-MUBAG

El Museo de Bellas Artes Gravina expone, después de 122 años sin mostrarse al público, la obra Los primeros pasos del pintor Lorenzo Casanova Ruiz.

Esta cuarta edición de “El artista destacado” es muy especial, ya que se rinde homenaje a Lorenzo Casanova, artista formado en las Reales Academias de Bellas Artes españolas y pensionado en Roma por la Diputación de Alicante, quien a su regreso y tras un primero intento en Alcoy, se traslada a Alicante y funda en 1886 la primera Academia de Pintura, hito que hoy conmemoramos.

La obra que presentamos, Los primeros pasos, formó parte de la magna exposición de Bellas Artes de Alicante en 1894, organizada por Casanova y en la que participaron sus alumnos, la mayoría presentes en El siglo XIX en el MUBAG, junto a algunos de los mejores pinceles de la época como Sorolla o Pinazo. Gracias a la labor de mecenazgo de la familia Sánchez Mateo, Alicante recupera este lienzo que ha estado en posesión de la familia del escritor Gabriel Miró 115 años, la mayor parte del tiempo en Madrid, desde que en 1901 Teresa Miró, viuda de Casanova, se la regalara a su sobrino Gabriel con motivo de su enlace matrimonial con Clemencia Maignon.

Os invitamos a descubrir el sorprendente montaje que acompaña al exqusito lienzo Los primeros pasos y que os hará disfrutar de la obra de una manera especial y evocadora.

 

 

Varela Inédito. Espacio dentro de la exposición Emilio Varela en la colección de Diputación de Alicante.

Del 6 de julio de 2016 al 6 de julio de 2019

Planta Baja. Sala Emilio Varela

Emilio Varela y su obra pictórica continúan sorprendiendo con el descubrimiento de nuevos rasgos de su personalidad y con obras inéditas. Su sencillez e introversión reflexiva y silenciosa le hicieron parecer de ánimo vacilante, apocado y temeroso, lo que enmascaró su elevada inteligencia y exquisita sensibilidad humana y artística.

Poseedor de una conciencia creadora, su percepción estética de la ciudad de Alicante y de los valles y cumbres de Aitana, que fueron sus lugares predilectos y su paraíso emocional, los plasmó en sus obras pictóricas con una visión nueva, más clara, más honda, como iluminadas con proyección de infinito o eternidad.

Amante de la paz, devoto de la amistad y con silente pasión por la cultura, atesoró valores que muestran gran parte de sus cuadros, especialmente los que pintó en el período de 1920 a 1936.

En su formación cultural tuvo gran influencia su relación con relevantes personalidades. Es conocido que fue alumno predilecto de Sorolla -quien escribió en una foto “A Varelita, que ve el color mejor que yo”- y también que fue amigo de Germán Bernácer, de Oscar Esplá, de Gabriel Miró, de Juan Vidal y de otros ilustres alicantinos, siendo desconocida hasta ahora su fecunda relación con importantes creadores de las vanguardias del siglo XX entre los que figuran varios poetas de la Generación del 27 como Pedro Salinas y Jorge Guillén, pintores como Vázquez Díaz, compositores como Ernesto Halfter, el musicólogo Adolfo Salazar y otros intelectuales por los que fue apreciado hondamente, compartiendo con ellos muchas jornadas en Sierra Aitana.

La rica personalidad de Varela,  en buena parte inédita, se nos descubre lentamente con la aparición de documentos hasta ahora desconocidos: cartas que revelan un elevado espíritu, nobles deseos y emociones: “… un barquito de velas blancas, como alas de ave en vuelo de paz… de paz.. ¡de PAZ!… Muchos recuerdos a las cumbres, pinos, pájaros, aguas y aires de nuestra Aitana” dice en una de 1938-, o fotografías interesantísimas como las que aquí mostramos de Varela con destacadas personalidades. Permanecen igualmente inéditos muchos de sus cuadros, celosamente guardados en espacios preferentes de hogares, despachos e instituciones españolas, así como en Santiago de Chile, Londres, Manila, Nueva York y en otros lugares lejanos e insospechados. El afán por poseer y disfrutar sin límite las pinturas que impresionan hondamente a sus propietarios ha impedido que hayan podido verse buena parte de ellas. Las cuatro inéditas que aquí se exponen, cedidas por la familia Sánchez Mateo, son parte de una de esas colecciones reunidas con pasión por su pintura.

Manuel Sánchez Monllor

Mayo 2016

Desde el 30 de junio al 25 de septiembre de 2016

Organiza: Consorcio de Museos de la Comunidad Valenciana.

Sala de exposiciones de la Segunda Planta

PASES GUIADOS a la exposición todos los sábados a las 18:30h. 

Imprescindible inscripción previa en el teléfono del museo 96 514 67 80. Plazas limitadas. Actividad gratuita. Si el mismo sábado de la visita a las 12:00h no hubiera ninguna reserva, esta se cancelará. Gracias y disculpen las molestias.

Antonio Fillol es uno de los artistas valencianos más particulares y atípicos de su generación, tanto por la forma como por el contenido de sus obras. A pesar de ser un pintor valorado en vida por un sector avanzado de la crítica, su obra no goza hoy del reconocimiento que debiera, siendo un artista a reivindicar por la actualidad y sincronía con el momento presente. Fillol cultivó con brillantez diferentes géneros pero fueron la pintura social y la de género las que mayores éxitos y prestigio le proporcionaron, siendo también un agudo y profundo retratista, así como un refinado paisajista. Sus creaciones brillan con luz propia dentro del panorama de la pintura social de su tiempo y resisten la comparación con la de cualquier otro artista europeo; creaciones polémicas y controvertidas, como fue el caso de La bestia humana (1897) o El sátiro (1906), que hablan con claridad de una conciencia social y sentido crítico que hacen de la pintura un arma de estímulo y reflexión. La casi totalidad de su obra es fruto de la cultura del naturalismo del fin de siglo, con la idea de hacer de la pintura un documento verídico y de análisis de las pasiones humanas. La crudeza y radicalidad de algunos de sus temas establecen un vivo contraste con el naturalismo edulcorado y sentimental que prácticamente desarrollaron la mayoría de los artistas de ese período. Si en pintura puede hablarse con propiedad de un “naturalismo radical”, más o menos afín o equivalente al que se desarrolla en el terreno literario, pocos lo representan mejor que Fillol. Los dibujos entre pintura y la literatura de Blasco Ibáñez son muy intensos durante un período. Aunque estamos en otro tiempo y contexto, podríamos decir que Fillol, por la crudeza provocativa de una parte de sus obras, podría considerarse el Courbet español del fin de siglo.

Sus orígenes son humildes. Es hijo de un zapatero del barrio del Carmen de Valencia, en cuyo taller tuvo que trabajar un tiempo hasta que pudo centrarse de pleno en la pintura. El esfuerzo en el aprendizaje le permitió avanzar de manera segura en el dominio del oficio.

Varios artistas valencianos de la misma generación se desplazaron a Madrid para asistir al taller de Sorolla (Benedito, Mongrell, Andreu), mientras Fillol permanece en Valencia, y desde allí comienza a desplegar una intensa actividad y planificación expositiva, pues fue muy activo en su proyección exterior, participando en muestras de todo tipo y viajando por distintos países como Francia e Inglaterra. Es un artista culto e informado que trabó amistad con personalidades destacadas del mundo de la cultura. Y de la política.

Fillol será también un artista atraído por la representación del mundo popular: los tipos populares le atrajeron como algo más que una imagen pintoresca o folklórica. Siguiendo en ese sentido la tradición de la gran pintura española, Fillol los ve como paradigmas de autenticidad y carácter. Como buen naturalista busca que sus obras sean verdaderos análisis sociológicos, llevando su influencia al terreno psíquico y fisiológico con el fin de investigar las pasiones humanas, ideando grandes composiciones donde aborda temas tan de actualidad como la prostitución, el abuso de menores, la miseria, la violencia, el abandono, la ignorancia o la superstición. Algunos de sus cuadros fueron motivo de escándalo, como sucedió con El sátiro, que ahora se puede ver por primera vez restaurado.

Hay un momento moderno de su pintura entre 1902 y 1906. Luego su creación se escora al regionalismo, sin perder la brillantez y el vitalismo que le caracteriza.

diputacion_alicante_mubag_sorollaintimo_portada

Exposición temporal: Sorolla Íntimo. Bocetos de Visión de España.

Lugar: MUBAG, 2ª PLANTA.

Fechas: Del 09 de febrero al 01 de mayo de 2016. Prorrogada hasta el 22 de mayo.

Comisarios: Blanca Pons-Sorolla, Marcus Burke, conservador jefe de la Hispanic Society of America, y Carmen Pérez, directora del proyecto de restauración.

Procedencia de los bocetos: The Hispanic Society of America de Nueva York.

¡Pases guiados los sábados a las 18:30h!

Desde el 09 de abril hasta el 21 de mayo se realizarán todos los sábados pases guiados a la exposición. Imprescindible inscripción previa en el teléfono del museo 96 514 67 80. Plazas limitadas. Actividad gratuita.

Sorolla íntimo. Bocetos de Visión de España

Joaquín Sorolla (Valencia 1863-Cercedilla 1923) culminó en 1919 uno de los trabajos más exigentes de su carrera: los catorce paneles de Visión de España que decoran la biblioteca de The Hispanic Society of America de Nueva York, y que entre 2007 y 2009 recorrieron diversas ciudades españolas.

Esta colosal creación es fruto de la estrecha relación que tuvieron Joaquín Sorolla y el hispanista norteamericano Archer M.Huntington –fundador de la institución mencionada- a raíz de visitar este último la exposición monográfica de Sorolla en Londres en 1908. Su pasión por la cultura española, manifestada por sus adquisiciones de obras de arte, bibliotecas, fotografías, etc, originó este proyecto al que el pintor valenciano dedicó prácticamente los últimos diez años de su vida con el ambicioso objetivo de plasmar la riqueza y diversidad de la España de su época, pensando siempre, y esto es importante, en el lugar donde iban a ser instalados, en unos años nada fáciles en las relaciones entre Estados Unidos y España, centrándose en aspectos lúdicos y de trabajo de las diversas regiones, evitando siempre asuntos que pudieran no ser bien comprendidos por la sociedad norteamericana.

Durante casi una década –entre 1911 y 1919- Sorolla viajó, no sin las dificultades lógicas, por toda la geografía española captando in situ la luz, los colores, las costumbres, las tradiciones, las fiestas y el trabajo de las diferentes regiones recreando en sus lienzos una visión fundamentalmente plástica y muy personal de España.

Aunque Sorolla optó, tras su experiencia con el panel de Castilla, por enfrentarse directamente con los grandes lienzos, sin bocetos preliminares de conjunto, sí que realizó trabajos previos de casi todos los paneles sobre superficies de papel y con dibujos y gouaches, estudiando composiciones parciales, modificando sus diversas ideas iniciales, incluso superponiendo unas sobre otras, dada la complejidad y el tamaño de los paneles finales, con más de 70 metros lineales y una altura de tres metros y medio.

Esto permite asomarse al propio proceso creativo a través de los 32 dibujos de esta exposición, que debido a la fragilidad del soporte y al uso mismo de los mismos por el propio artista, han debido ser meticulosamente restaurados por el Instituto Valenciano de Conservación, Restauración e Investigación de Obras de Arte de la Comunidad Valenciana (IVAC+R CulturArts).

Con ellos y con la correspondencia ya publicada por el Consorcio entre Sorolla, su amigo Pedro Gil Moreno de Mora y Clotilde, su esposa, durante su recorrido por España completamos sus dudas, sus cansancios y sus reflexiones sobre la descomunal empresa.

Asi podemos observar las versiones iniciales compositivas de los cuadros de Castilla, Andalucia, Aragón, Navarra, Pais Vasco,Cataluña, Galicia, Extremadura o Valencia, Tras más de un año de trabajo, y tras mostrarse en la sede de la Fundación Bancaja de Valencia, visitan ahora los Museos de Alicante y Castellón, de la mano, como no podía ser de otra manera, del Consorcio de Museos de la Comunidad Valenciana.

Estos estudios de su personal Visión de España, son la mejor muestra para comprender su esfuerzo intelectual y físico en el encargo que Huntington le encomendó.

Pin It on Pinterest

Share This