CIERRE TEMPORAL POR CORONAVIRUS

La Diputación de Alicante cierra sus centros culturales del MARQ, el MUBAG y el Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert como medida de prevención para contener la propagación del coronavirus. Se trata de una clausura temporal, hasta nuevo aviso, en función de la evolución de la enfermedad y de las recomendaciones que las instituciones oficiales decreten. La decisión, adoptada para garantizar la seguridad tanto de visitantes como de empleados, supone el cese de la actividad de dichos centros de cara al público, aunque el personal laboral seguirá desarrollando su trabajo. Las salas de exposiciones del Palacio Provincial también permanecerán cerradas al público de forma temporal.

ESCUELA DE DIBUJO DEL CONSULADO MARÍTIMO Y TERRESTRE

Exposición: «Escuela de Dibujo del Consulado Marítimo y Terrestre»

Organiza: MUBAG, Museo de Bellas Artes Gravina

Lugar: MUBAG, Gabinete entreplanta

Fechas: Del 12 de diciembre de 2019 al 12 de diciembre de 2020

La exposición que presentamos recupera a grandes pintores que desarrollaron su carrera entre los últimos años del siglo XVIII y la primera mitad del siglo XIX. Artistas cuyos inicios están vinculados a la Escuela de Dibujo del Consulado Marítimo y Terrestre, primera formación oficial relacionada con las bellas artes en Alicante, que inició sus pasos bajo la dirección de Vicente Suárez Ordóñez, instaurador del neoclasicismo en la escuela.

El origen de este centro se remonta a 1785, cuando el rey Carlos III expide en Aranjuez una Real Cédula en la que se ordena la creación de un Consulado de Mar y Tierra en Alicante con todo lo necesario para el establecimiento de una Escuela de Dibujo. La propia Academia de Bellas Artes de San Fernando acometió la reforma y resultó uno de los mejores edificios de la época de corte académico en la ciudad.

Hubo alumnos que pronto destacaron y partieron a la Academia Bellas Artes de San Carlos en Valencia a perfeccionar la técnica del oleo. Caso de José Aparicio, becado a París, donde se impregna del neoclasicismo y romanticismo de Louis David, y a Roma. Periplo exitoso que le convierte a su vuelta en pintor de cámara de Fernando VII. Vicente Rodes, alumno de Vicente López, se especializa en retratos a pastel y alcanza con esta técnica su fama en los círculos más selectos de Barcelona. Y José Peyret, quien a su regreso de Valencia ocupa el nuevo cargo de director de la escuela, tras el fallecimiento de su antecesor, y juega un papel fundamental en el impulso cultural del Alicante del momento.

 

RECONOCIMIENTO INTERNACIONAL. ANTONIO GISBERT

Exposición: «Reconocimiento Internacional. Antonio Gisbert»

Organiza: MUBAG, Museo de Bellas Artes Gravina

Lugar: MUBAG, 1ª Planta, dentro de la exposición permanente EL SIGLO XIX EN EL MUBAG. De la formación a la plenitud de un artista

Fechas: Del 12 de diciembre de 2019 al 16 de septiembre de 2020

Procedencia de las obras: Museo de Bellas Artes de Bilbao, Universidad Complutense de Madrid, Patrimonio Nacional, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y colección particular.

Laureado con los más altos galardones en las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes, pintor áulico, académico de Florencia y Lisboa y director del Museo del Prado, entre 1868 y 1873, y al que se le debe que la colección real pasara a pública; Antonio Gisbert (1834-1901) se merecía un homenaje en su provincia, por lo que ha sido elegido como protagonista del espacio “Reconocimiento Internacional” el mismo año, 2019, que el Prado celebra su bicentenario.

El alcoyano inicia sus pasos hacia pintor en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid, como alumno de José de Madrazo, discípulo del neoclasicista francés Louis David, y del que toma la predilección por el dibujo y la buena composición de la obra. Pronto consigue éxitos, como el ganar la pensión a Roma en 1855. Las medallas se suceden a la vez que se implica cada vez más en política defendiendo la causa liberal. En 1861, da el salto a Francia pensionado por el gobierno español. Las estancias en la capital francesa serán continuas a lo largo de su vida, pero lejos de dejarse seducir por el impresionismo, se especializa en pintura galante para su incipiente clientela. Desde París remite, en 1888, una de sus obras más famosas, El fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga. Cuando dimite como director del Museo del Prado regresa a la ciudad de la luz hasta su muerte en 1901.

La muestra con obra de museos, instituciones y colecciones particulares, reúne ejemplos de sus principales géneros pictóricos que marcan su trayectoria artística: el retrato, la mitología y el tema de historia, con el que se ha ganado un lugar para siempre en la historia del arte español.

ARTISTA DESTACADO. JOAQUÍN AGRASOT

 

Exposición: «Artista Destacado. Joaquín Agrasot»

Organiza: MUBAG, Museo de Bellas Artes Gravina

lugar: MUBAG, 1ª PLANTA, dentro de la exposición permanente EL SIGLO XIX EN EL MUBAG. De la formación a la plenitud de un artista

Fechas: Del 12 de diciembre de 2019 al 16 de septiembre de 2020

Procedencia: Museo Nacional del Prado. Madrid

La quinta edición de “El artista destacado” se dedica al pintor oriolano Joaquín Agrasot (1836-1919) al conmemorarse en el 2019 el centenario de su fallecimiento. Agrasot, se formó en la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos en València. Atraído por el influjo artístico de Roma, marcha a completar su formación hacia 1861. Años más tarde, en 1868, es pensionado por la Diputación de Alicante para continuar estudios en la ciudad eterna. Allí, conoce a su gran amigo e influencia artística Mariano Fortuny, del que toma el gusto exquisito por la factura de pincelada suelta, la riqueza del colorido y el detalle pormenorizado de los objetos que componen sus cuadros. A su regreso a España, se establece en València, donde se gana la fama de “pintor de los huertanos”.

Las dos obras que podemos contemplar en este espacio cedidas por el Museo Nacional del Prado son el ejemplo de sus logros juveniles. Con la Lavandera de la Scarpa, recibe en la Exposición Nacional de Bellas Artes una Medalla de Tercera clase. Y con Las dos amigas, firmada en 1866, un premio en la Nacional del 67 y en la Universal de Filadelfia del 76. En ambas, las figuras de las mujeres de poses estudiadas están perfectamente modeladas con los pliegues de los ropajes y con una paleta de color bastante similar que, destaca sobre el paisaje agreste de la campiña romana, escenario común de los inicios de pintores que se dieron cita en Roma y que intenta evocar el diseño expositivo con los cambios de luz y de sonidos propios de una jornada campestre.

 

VICENTE RODES. EL ESTUDIO DEL NATURAL

Del 31 de octubre al 15 de diciembre de 2019

2ª planta MUBAG

Organiza: Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana

Comisarios: Pilar Tébar y Sergio Pasual

Alicante, ciudad de origen del pintor, es la cuarta y última sede en la que se va a poder ver la muestra Vicente Rodes. El estudio del natural.

La obra escogida como imagen de la exposición es Retrato de caballero realizado con la técnica del pastel por Vicente Rodes y que pertenece a la colección de Diputación de Alicante.

Vicente Rodes Aries (Alicante 1783-Barcelona 1858) es uno de los artistas de mayor calidad y producción retratística de la primera mitad del siglo XIX. Sin embargo, su conocimiento había quedado apenas recogido en diccionarios de pintores y su obra expuesta en contadas ocasiones Rodes inicia su formación en la Escuela de Dibujo del Consulado del Mar de Alicante, de la que la Diputación de Alicante conserva obra de Rodes y de otros artistas contemporáneos a él que ornamentaron la institución. Posteriormente ingresa en la Escuela de BBAA de San Carlos en Valencia, donde acaba su aprendizaje. Nombrado académico supernumerario y de mérito en Valencia en 1815 y 1818, respectivamente, la calidad de sus retratos al pastel le llevó a Barcelona alrededor de 1820, ciudad en la que permanecerá hasta su fallecimiento en 1858. Alcanzó allí la fama al convertirse en uno de los retratistas preferidos por las élites de la sociedad catalana y fue nombrado director de la Escuela de Nobles Artes o Escola Llotja en 1840, institución dependiente de la Junta de Comercio de Barcelona de la que se segreraría en 1850 para integrarse en la Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi, creada en 1849. Vicente Rodes trabajó diferentes técnicas y géneros con maestría y versatilidad. Alcanzó una producción considerablemente amplia si bien, entre todos los géneros que abordó, es el retrato al pastel el que se erige como el más representativo. La obra de Rodes se encuentra dispersa por diferentes museos y colecciones privadas y, por ello, se hacía necesaria una muestra que reuniese un conjunto representativo de la trayectoria del autor alicantino.

La exposición está organiza por bloques cronológicos de las diferentes etapas de la vida y obra de nuestro pintor. Comienza con una primera parte relacionada con sus inicios en Alicante y Valencia, de formación y juventud, que es la más desconocida y un segundo bloque con la obra del Rodes más maduro. Es en esa fase cuando logra el reconocimiento tanto del ámbito académico como social. En este bloque se incluye las 9 obras de la colección de la Diputación de Alicante que han sido revisadas y acondicionadas por las restauradoras de la Diputación que han viajado a las diferentes sedes de exposición para velar por su conservación. Se trata de un óleo y ocho pasteles, la mayoría bocetos para realizar después el retrato final en óleo. Llama la atención como se deleita con detalle en el rostro y simplemente insinúa la vestimenta en algunos de ellos. Esta característica de inacabado los hace más interesantes y se puede apreciar tanto el método de trabajo del pintor como su dominio del dibujo y de la técnica del pastel con la que destacó en su época.

 

 

DE PAISAJES, PASEOS Y PAISANOS. PORCAR, LAHUERTA, VARELA.

DE PAISAJES, PASEOS Y PAISANOS. PORCAR, LAHUERTA, VARELA.

Del 26 de abril al 1 de julio de 2018

2ª planta MUBAG

Organiza: Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana

Comisaria: Victoria E. Bonet

A finales de los años 20, Valencia conoce un periodo de revitalización artística. Las exposiciones, las conferencias y las reuniones constituyeron un acicate para la revitalización y dinamización de nuevas vías de producción artística. Emilio Varela (1887-1951), Genaro Lahuerta (1905-1985) y Juan Bautista Porcar (1889-1974) vivieron esta etapa de florecimiento en nuestra región, se vieron afectados por el conflicto de la Guerra Civil y conocieron una evolución marcada por su formación, su experiencia personal y sus referentes pictóricos. En ellos, el paisaje adquiere un particular protagonismo. Aunque se manifieste con temas y estilos diferentes, se puede percibir en sus cuadros un argumento similar de búsqueda introspectiva y esencial.

A partir de las enseñanzas recibidas de su maestro Joaquín Sorolla, Varela supo desarrollar una manera propia que se aproxima a las vanguardias. Los paisajes naturales o urbanos alcanzan una simplicidad formal y, al mismo tiempo, le permiten revelar en sus interpretaciones un sentimiento íntimo no exento de emotividad. La suya es una mirada sensible y extremadamente personal sobre la riqueza del paisaje alicantino que se ha relacionado en más de una ocasión con Azorín y Miró. El pintor castellonense Porcar, también escultor y arqueólogo, descubre en el paisaje un medio de investigación y expresión. Se movió, como otros paisajistas contemporáneos, entre pinares, marjales y montañas; sin embargo, quizás sean sus vistas urbanas las que encierran un particular interés. En ellas, las vías del tren, los postes telegráficos, los cables o las humildes viviendas de los suburbios dominan la composición, junto a sus imponentes celajes. En el ideario de Lahuerta, la luz, el color y la síntesis plástica son piezas esenciales del arte y de la poética que inspira sus obras. La definición del artista como puro ojo contemplante puede justificar que algunos de sus paisajes pierdan el nombre y la localización para recrear una composición anónima donde el cromatismo y el trazo de la pincelada son su razón de ser.

La exposición se dedicada a la producción paisajística de Porcar, Lahuerta y Varela, que es fruto de una profunda indagación pictórica que hizo madurar estilos que muestran, en su singularidad, algunos aspectos comunes. Son el testimonio de un relato vital y un itinerario sentimental que se describen a través de cada uno de los escenarios naturales o urbanos. Todos ellos constituyen un complejo mosaico de miradas que habla de una constante evolución formal, pero también de una admiración profunda por el género. Su producción ofrece un panorama de la riqueza natural de nuestras comarcas y localidades y son un retrato personal e íntimo del lugar al que pertenecemos. No está de más recordarlo de vez en cuando.

Pin It on Pinterest