VARELA ISABEL, EMILIO

VARELA ISABEL, EMILIO (Alicante, 1887-1951)

Es el pintor más significativo y original de la primera mitad del siglo XX, periodo con el que coincide su carrera. Educado en la Academia de Casanova y con algunos de sus discípulos, en 1904 se traslada a Madrid, estudia con Joaquín Sorolla y es condiscípulo de Salvador Tuset y Tomás Murillo. En 1918 expone, en la colectiva del I Salón del Círculo de Bellas Artes de Alicante, pinturas postimpresionistas, en pleno apogeo de su época amarilla. Cuando Sorolla vino a tierras alicantinas para pintar El Palmeral 1918-1919 para The Hispanic Society de Nueva York, Emilio le acompaña, interesándose de nuevo por la obra del maestro. En 1892 logra un importante éxito con Pueblo de Alicante, en la Exposición Nacional de Madrid, empezando a sonar internacionalmente. En 1926 exhibe en el Ateneo de Alicante, donde llevará a cabo numerosas individuales, distintas obras de su época lumínica, El parral. A partir de 1927 un nuevo paisaje le influenciará, su amigo Oscar Esplá ha construido su chalet en Aitana. En junio de 1928 permanece durante dos semanas en París con el gran compositor alicantino, tras el cual el pintor busca una forma más sencilla y poética de expresión a base de tonos grises, es su época gris. En 1932 presenta 58 obras en el Ateneo, siendo sin duda su gran muestra, mismo lugar donde en 1936 hará su última exposición individual, con obras que han sido englobadas bajo el concepto de realismo mágico. Tras la guerra, además de otras presencias, acude a las convocatorias de la Diputación de 1944 y 1946, obteniendo en esta última el primer premio.

Otras obras de interés:

SERRANO BOSSÍO, PEDRO

SERRANO BOSSIO, PEDRO (Alicante, siglo XIX)

Los datos sobre este autor aún se encuentran algo confusos, no sabiéndose con exactitud la fecha de nacimiento y defunción. Esta escasez de información podría deberse a distintas acepciones de su nombre. En noviembre de 1886 consigue una pensión muy discutida, por parte de la Diputación de Alicante, que tiene que disputarse con Fernando Cabrera Cantó y Mariano Antón, pintando los tres el mismo modelo. Estos examenes engrosan la colección de pintura de esta entidad. La beca entró en vigor el año siguiente. En 1889, como fruto de esa beca, envía a la Diputación su “Fruttarolla” (“Vendedora de frutas”), firmada en Roma en esa fecha. Tema costumbrista, con un apunte de crítica social, en la línea del resto de su trayectoria artística. Su técnica pictórica sigue aferrada a la tradición, su factura es correcta, aunque se adivinan ciertos avances en la concepción de los temas.

Otras obras de interés:

SALA FRANCÉS, EMILIO

SALA FRANCÉS, EMILIO (Alcoy, 1850 – Madrid, 1910)

Nace en Alcoy en 1850. Su familia se traslada a Valencia, ciudad donde empieza a desarrollar sus tempranas dotes artísticas junto a su primo hermano y catedrático por entonces en la Academia de San Carlos de Valencia, Plácido Francés. Expone por vez primera en 1867 en la Regional de Valencia, obteniendo una segunda medalla. Viaja a Madrid con la intención de copiar y estudiar a Goya y Velázquez, y conoce la obra de Eduardo Rosales. De nuevo en Valencia se presenta a la Nacional de 1871 con La prisión del príncipe de Viana, que alcanza una segunda medalla. Vuelve a Madrid y abre su estudio. En 1873 logra el premio de Honor en la Regional de Valencia por El valle de lágrimas. En 1884 es pensionado de mérito por la Academia de San Fernando para cursar estudios en Italia y Francia. En Italia se relacionará con Francisco Pradilla, Ricardo de Madrazo, José Moreno y Joaquín Sorolla. En 1886 parte a Paris, tras permutar su beca de Roma, ciudad que no lo forma ni cubre sus expectativas. Será en la ciudad del Sena donde pinte su Expulsión de los judíos con el que obtiene la Segunda Medalla en la exposición Universal de Paris del mismo año y la de Oro en la de Berlín de 1891. Teórico de la pintura escribe y publica en 1906 su “Gramática del color”, lo que le vale el nombramiento de profesor de Teoría y Estética en la Escuela de San Fernando. Ilustró la revista Blanco y Negro con dibujos y acuarelas. Entre sus alumnos cabe citar a Cecilio Pla, Eulogio Varela, José Mataix y Adolfo Durá.

Otras obras de interés:

POVEDA Y JUAN, VICENTE

POVEDA Y JUAN, VICENTE (Petrer, 1865 – Roma, 1932)

Discípulo de Federico Madrazo en Madrid, donde reside becado por la Diputación de Alicante. En 1882 es pensionado en Roma también por la Diputación de Alicante. En la Nacional de 1884 alcanza una Medalla de Tercera Clase con “Valle de lágrimas”, realizado durante su estancia romana. La misma medalla consigue en la de 1887 con la “Muerte del Príncipe de Viana”. En la década de 1890 se establece en Roma, asistiendo sobretodo a clases de dibujo y acuarela sobre papel Watman, técnica en la que se especializará. Concurre a las muestras de Viena, Munich, Londres y San Petersburgo. En Italia pasa largas temporadas en Venecia, donde pinta distintas vistas de la ciudad e interiores de patios palaciegos ( “Pintando en San Marcos”, “Pozo veneciano”, etc.), que remite a sus marchantes españoles y británicos. Falleció en 1932, estando muy relacionado con el ambiente del Vaticano.

LAPORTA VALOR, FRANCISCO

LAPORTA VALOR, FRANCISCO (Alcoy, 1850- Alcoy, 1914)

Otro de los grandes pintores decimonónicos de Alcoy. Estudió en San Fernando de Madrid con Casado del Alisal, coincidiendo en clase con Alejandro Ferrant, Francisco Pradilla y Casto Plasencia. Destaca en su pintura la perfección del dibujo, el dominio del color y por cultivar el tema de los santos en la mayoría de sus composiciones. En cuanto a estilo, su estética se relaciona con el simbolismo y el modernismo, considerándole los expertos un seguidor del “style nouveau”. Le concedieron una beca para estudiar en Roma, que rechazó. Más tarde, en 1880, viaja a París, trabajando como fotocromo y realiza ensayos en tricomía. Fue rompedor en su interés por la fotografía, ya que muchos artistas de la época la despreciaban. Para Laporta siempre fue una importante técnica auxiliar.Al regresar a Alcoy abre un taller de litografía y un gabinete fotográfico. Fue Catedrático en la Escuela de Artes y Oficios de Alcoy y de Bellas Artes en Barcelona. Aunque la pintura de carácter religioso no es excesiva durante el siglo XIX, Laporta, muy creyente, realiza casi toda su obra vinculada a esta temática. En la Exposición de 1892 gana la tercera medalla con el cuadro “Jesús en casa de Marta y María”. Es en Alcoy donde desarrolla casi toda su carrera artística, dejando ejemplos de su arte por los más importantes edificios de su ciudad, tanto civiles (como el Teatro Principal de Alcoy) como religiosos. Como tantos otros artistas, el retrato, es también uno de los géneros que realiza, tanto de personajes locales como de su familia. Laporta se vinculó profundamente con la fiesta de Moros y Cristianos de su ciudad, colaborando en el cambio estético y plástico de esta.

Otras obras de interés:

Pin It on Pinterest